22 de marzo de 2017

Starscream Masterpiece Oversized Robot HeroCG-01

Desde hace algunos años las compañías chinas trascendieron los bootlegs comunes, las copias simplificadas de figuras oficiales y dieron un paso adelante, agrandado o reduciendo moldes, para satisfacer a los coleccionistas más exquisitos en el tema de las escalas, así como agregando detalles, o ya de plano haciendo remoldes intensos de los originales. Creo que el caso más representativo fue el Optimus Prime que se basó en el molde Evasion Mode original de Hasbro, hecho con prolijidad, lograron una especie de Masterpiece asombroso.


A finales del año pasado tocó el turno de Starscream al anunciar un oversize (agrandado) del molde Masterpiece. Cuando lo vi en Facebook desde mi celular me emocioné un montón, sobre todo porque según presentaban las dos versiones del molde, la MP-03, con sus colores originales, y la MP-11 con los colores G1 de la USA edition de Takara. Pero cuando pude ver las imágenes con calma me di cuenta que en realidad sólo era el molde MP-11 con los colores de las versiones mencionadas, una lástima, porque me habría encantado tener el MP-03 agrandado, para disfrutar de los pormenores de su esculpido e ingeniería... ¿qué?, ¡a mi sí me gustó!



Lo anoté en mi libreta de pendientes y pensé que podría ser una compra futura. Al no ser oficial y no tener mejoras al molde original no lo consideré una prioridad, "algún día llegará", pensé. Pasando las fiestas decembrinas la venta de Transformers en grupos de fans se puso intensa, como no se había visto en otros años. Salieron muchas cosas a la venta, algunas bastante interesantes, pero no, tampoco desfilaron extravagantes exclusivas niponas, pero sí bastantes monos que no se habían visto hace tiempo, lamentablemente la cartera estaba indispuesta y tuve que dejar pasar un par de cosas, entre ellas, la única versión del Masterpiece de Starscream que me hace falta...


Pasada la decepción, encontré la pieza que nos ocupa este post. El precio no me pareció malo considerando los altibajos del dólar y la disponibilidad inmediata de la figura. El vendedor era un conocido de confianza, hablé con él y llegamos pronto a un acuerdo. Sólo tuve que esperar una quincena para tenerlo en mis manos. La figura no trae todos los accesorios que habitualmente acompañan a este molde, sólo incluye los nullray; la base que funciona tanto para modo robot, como para el modo alterno y el piloto, sin articulación alguna; en cambio, incluye un cambio de cabeza. Investigué un poco y venden un set aparte con los accesorios, no parece ser caro, pero tampoco creo que sean necesarios.

Tengo el color de él, pero uso el molde de este.


No hay mucho que decir, este K.O. tiene los mismos claroscuros  y contiene las mismas piezas de metal que el molde original. Acaso las únicas diferencias son un par de pins para que el pecho no se levante tan fácilmente al desplegar los misiles; la cadera está moldeada en tres piezas, pero están tan ajustadas que no agrega mucha diferencia a la capacidad de tomar poses, los dedos están articulados independientemente, sólo en una dirección, lo que quiere decir que no puede hacer la uve de la victoria, pero sí el gallito inglés (no, no lo voy hacer, perdón, pero hacer esto con una figura articulada me parece poco menos que rústico); y, finalmente, creo que los pies es ligeramente más largos.



Cabe destacar las articulaciones, tienen muy buena calidad, pues, a pesar del tamaño, no se vencen por el peso, es más, creo que es más estable que el original, salvo la estructura completa del pecho, se sigue desplazando de maneras totalmente aleatorias al momento de la transformación.

En promedio, este oversize alcanza los treinta centímetros, casi diez centímetros más que los Masterpiece grandes de la nueva era, o sea, más o menos lo mismo que un Leader Class. La diferencia no es mucha y lamento no tener el MP-01 para compararlo debidamente, pero por las fotos que he visto creo que Starscream oversize quedaría aún un poco debajo de él.



Tiene una cabeza extra, además del rostro serio, incluye el de la clásica sonrisa burlona de Starscream. Debido al sistema empleado por el diseño del MP-11 es imposible que en la misma cabeza tuviera los dos rostros (como sucede en el MP-03), el cambio entre ellos es de la manera más rústica: hay zafarlo del balljoint y meter la otra a presión. El mío aguantó muy bien el cambio, sin temor a que fuera romperse, pero tampoco es algo que uno quiera intentar a cada rato.

Cuando ya me había decidido a comprarlo, una de las primeras cosas que me pregunté era si la figura humana que viene con el Optimus MP-10 podía caber dentro de la cabina del oversize. La respuesta, como usted ve, es afirmativa. La figura que acompaña al Starscream Masterpiece normal es el Sam Witwicky de Impossible Toys, más pensado para acompañar a los Classics.



Eso me hace pensar si Starscream Masterpiece oversize estaría en mejor escala para los Masterpiece que el original... pero como se trata de la G1, no veo por que tratar de armonizar a este nivel, mientras Starscream sea del mismo tamaño que los demás Autobots y Decepticons mayores para mí todo está en orden.


¿Entonces, cuál es el propósito de tener esta figura? Creo que ninguna en particular... no creo que subsane una omisión concreta en la colección Masterpiece, ni agregue un valor especial a las escalas, creo que sólo es por el gusto de tener un monote de estas proporciones. Digamos que es para el coleccionista curioso y con espacio de sobra en las vitrinas... algo que, por cierto, yo ya no tengo.



14 de febrero de 2017

Amor ñoño

"Me lo regaló mi esposa"

Se dice que esta frase se usa para encubrir una compra que abiertamente no se podría admitir, sobre todo cuando la persona que la emite estuvo denostando esa misma pieza que ahora ostenta. La frase se completa con la siguiente:

"Ya en mano no está tan fea la figura"

Pero aquí no acaba la interacción que puede tener la pareja sentimental con la colección. El reverso de la situación anteriormente señalada resume en la intención de esconder las nuevas adquisiciones, lo cual es un intento vano, pues nunca resulta, incluso a pesar de la consabida respuesta:

"¿Cuál?, ah, ese... ¡ya lo tenía!, pero no lo había sacado de su caja"

Tampoco es admitida la siguiente variante:

"Ah, es que lo compré en remate, sólo me costó ___"

Vale la pena apuntar que cuando un hombre usa esta frase, la cantidad de dinero que menciona es en realidad poco menos una tercera parte de lo que realmente costó, a menos que el sujeto sea un cínico y pésimo mentiroso, en cuyo caso, declarará menos de la mitad del precio real.

En mi caso particular tengo que decir que me ha ido excelente con mi pareja, con la que llevo una relación de más de una década; no sólo es bastante tolerante con mi vicio, sino que a ratos lo alienta. Y esto, a pesar que ella me conoció cuando aún no era una coleccionista declarado, aunque ya sabía de mi ñoñez implícita.


Sería un tanto injusto tratar de enumerar todas las veces que ella me ha obsequiado con admirables sorpresas, como cuando me llevó al Rock Show por unos Reyes Magos en febrero, o cuando me regaló una caja inmensa llena de cosas y varios Transformers, o la vez que me hizo un montón de personajes de Transformers en Paper Toys. Varias figuras de la colección han tenido, de algún modo, apoyo de su parte.


Llevo viviendo con ella casi cuatro años, en ese tiempo sólo dos veces he tenido que ocultar compras ñoñas: se trataba de un par de regalos para ella, Sailor Neptune y Chibimoon figuarts. Al final, la he contagiado con algo de coleccionismo.
Nunca he sido totalmente afecto al Día de San Valentín, a lo mejor un poco por cierto escepticismo comercial, pero tampoco me he obstinado en vilipendiar la fecha. Con ella he tenido años que los pasamos sin conmemorar la fecha (sin que ello supusiera una falta o reprimenda de mi pareja), y otros en los que, de manera natural, lo convidamos, así como también alguno de ellos fue debidamente planeado.

Hace un par de años, ya viviendo juntos, tuve un extraño y repentino deseo de festejar la fecha, principalmente porque caía en fin de semana, y porque en ese entonces ella viajaba mucho por cuestiones de trabajo. Pero su calendario de actividades le impidió estar en la casa por esos días.

Una publicación compartida de Sr. Suta (@sutasukurimu) el

Dio la casualidad que esos días mi dealer que aquel entonces, Ben, de Ben's Items, recibiera un embarque. Así pues, el catorce de febrero fui a recibir el primer combiner de la línea Combiner Wars: Superion. Además, ese día también llegó la última figura Masterpiece que ingresó a la colección: Bumblebee.

Ella llegó varios días después de San Valentín y para entonces ya había perdido las ganas de festejar, no sin cierta tristeza, pero al menos disfruté bastante mi primer Combiner, así como algunas otras figuras que llegaron con el embarque. No lo planeé así, pero al menos fue un catorce de febrero ñoño y solitario.

Una publicación compartida de Sr. Suta (@sutasukurimu) el

Ayer dio la casualidad que encontré algunas figuras a excelente precio, y fui a recogerlas casi al norte de la ciudad, y como no quise que ella me esperara mucho rato en la casa, y aprovechando que no nos gustan las aglomeraciones (es decir, la gente), fuimos a cenar en el restaurante en que nos comprometimos hace cinco años, para pasar un feliz trece de febrero, día del amor ñoño y grinch.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...