11 de marzo de 2016

De tragedias, desgracias y bocetos con Megatron Leader Class & Reprolabels

Los fotógrafos insisten en que lo más importante es lo que está detrás de la cámara, dicen que la maquina usada no es tan importante, que lo substancial está en el ojo que mira a través de la lente. No pienso contradecirlos, pero cuando buscas algo más de lo que te puede dar un teléfono inteligente sí es importante invertir un poco en equipo.

A finales de noviembre de 2011 llegó a mis manos mi Canon Powershot G12, una cámara digital pero con los ajustes manuales necesarios para controlar la exposición, apertura y sensibilidad. Desde entonces empecé un camino para dominar la técnica básica. Nunca he tenido pretensiones de fotógrafo, pero me gusta fotografiar mis figuras, dejar en la imagen lo que veo y me gusta de ellas.

Esta fue la primer foto con mi G12

Durante cuatro años y un mes fue la herramienta fundamental del blog, además de acompañarme en algunos viajes. Pero en enero de este año finalmente falló, justamente en un viaje por Teotihuacan, simplemente dejo de recibir la imagen, dejó de percibir la luz, cerró su ojo. Qué tragedia.

Como aquella vez en que trabajé con dos G12

No soy apegado a los objetos, sí, ya sé, siendo coleccionista eso les parecer inconcebible; no falta el chistosito que me dice 'entonces regálame tus Masterpiece', y no, no se trata de eso. Pondré un ejemplo rápido: tengo una par de figuras importantes de la colección que están rotas, por culpa mía. Sí, me dolió y hasta me enojé cuando pasó, pero puedo vivir con ello, no me angustio. Sin embargo, cuando dejé a la pequeña G12 en el centro de servicio sentí algo raro, como si dejara a un ser, a un colega, no sé, suena burdo, pero sentí que dejaba algo mío.

La mayor es la pequeña, y la menor es la grandota.

Además de la preocupación por el costo de la reparación, y es más, aún sin saber si tendría solución, tenía el pendiente del blog, porque se acercaba al aniversario en febrero, y quería tomar fotos de un montón de figuras, que además andaban por todos lados en el cuarto de los monos, esperando que las fotografiara para colocarlas en su lugar. Finalmente decidí ir a Liverpool, ver precios y disponibilidad. Encontré la Powershot SX60HS, igualmente cámara digital, aunque con más alcance en el lente. Cuando la estaba mirando recordé a Ben, de Ben's Items, él me ayudó a seleccionar la G12, esta vez, con la experiencia adquirida, supe preguntar por las cosas que me interesaba y necesitaba para mi nueva cámara.



Antes de que fallara la G12 ya había preparado bastantes cosas para las sesiones fotográficas, entre ellas, las figuras (por eso estaban fuera de la vitrina y regadas por todo el cuarto), pero todavía tenía algunos pendientes, entre ellos, colocar los stickers de Reprolabels a Megatron Legends, la versión de Takara del Leader Class de Combiner Wars.



Tanto la versión de Takara, como la de Hasbro, pecan de la falta de detalles de decorado, sobre todo en el modo alterno, es demasiado plano, y tan brillante, que se pierden los detalles del esculpido, la opción que brinda Reprolabels es colocar algunos discretos detalles, como los de la torreta, tan bien integrados, que parecieran venir de fábrica; pero además, también ofrece componer los paneles laterales, que aunque el relieve es interesante, se pierde por lo plano de la pintura, entonces la opción es colocar pequeños stickers, uno por uno, en un orden especifico de aplicación, para darle algo de realce.



Concluido cierto plazo, la G12 estaba lista, sin embargo, cuando fui a recogerla, volvió a fallar y tuve que dejarla otros quince días. Qué desgracia. Las fotos de este Megatron fueron las primeras que tomé con la nueva SX60HS, y las Reprolabels las coloqué en el período en que llevé mi anterior cámara a reparación y compré la nueva. ¿Qué problema tendría en usar una máquina que, esencialmente, funciona igual que la otra?, la sensibilidad, apertura y velocidad tienen los mismos valores, ¿por qué tendría que ser diferente?


Encanto y desencanto de pasar de una boca a otra, de buscar con los ojos cerrados un cuello donde la mano ha dormido recogida, y sentir que la curva es diferente, una base más espesa, un tendón que se crispa brevemente con el esfuerzo de incorporarse para besar o morder. Cada momento de su cuerpo frente a un desencuentro delicioso, tener que alargarse un poco más, o bajar la cabeza para encontrar la boca que antes estaba ahí tan cerca, acariciar una cadera más ceñida, incitar a una réplica y no encontrarla, insistir, distraído, hasta darse cuenta de que todo hay que inventarlo otra vez, que el código no ha sido estatuido, que las claves y las cifras van a nacer de nuevo, serán diferentes, responderán a otra cosa.

La cita es de Rayuela, de Julio Cortázar, una lástima, porque verdaderamente odio los extractos románticos al uso, Cortázar es mucho más que una frase de amante boba, pero ese no es nuestro tema ahora. El fragmento de Rayuela vino a mí al ver los primero resultados de las fotos, ninguno es como esperaba, el balance de blancos, aún cuando está en neutro, es ligeramente diferente en ambas cámaras, habrá que empezar un nuevo camino.

Una foto publicada por Sr. Suta (@sutasukurimu) el


Me tomé un par de semanas de descanso en el blog, pero ya estamos de vuelta, hay un montón de material y proyectos, bien claros y definidos, para llevar a cabo. No se vayan muy lejos. Por cierto, por si estaban con el pendiente, La G12 fue reparada exitosamente, ahora tengo dos cámaras, quién sabe, quizás algún día me anime a tener una Reflex.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...