24 de diciembre de 2011

Un cuento de Navidad... de Transformers

En la mañana de Noche Buena los Autobots se preparan para transportar dulces, bombones y chocolates; es un cargamento delicado y sólo Grapple tiene la delicadeza para subirlo al remolque de Optimus Prime.




Va a ser navidad y hay que cuidarse de los Decepticons, por eso no va a ir Optimus Prime solo, lo acompañan Ultra Magnus y Rodimus, que hasta parece estar vestido para la ocasión.




El convoy va por los caminos de la casa, hasta que la vuelta de la esquina, justo a la entrada del cuarto en donde está la colección se encuentran con un cálido recibimiento, son Decepticons y otra bestia que no habían visto antes.




No les dan oportunidad, les desvalijan los dulces; dentro de la bestia hay soldados humanos, ellos ayudan a robar, los Insecticons no dejan ni siquiera a los Transformers transformarse.




De regreso en la base Decepticon, entregan el botín: la mitad para los malvados robots comandados por Megatron, la otra mitad para el Imperio, representado por el Señor Oscuro y sus soldados de hielo.




Pero no todo está perdido, no todo el cargamento fue asaltado, pues un Autobot llevaba por otro camino, y a buen resguardo, la parte más importante de la Navidad...




Optimus Prime les explica la importancia de esta estrella, les cuenta a los Autobots que se llama piñata, la original en México, y no las miles que abundan de cartón hoy en día, justo como las que se ven detrás.




Megatron tiene muchos espías y cuenta con recursos, él no se iba a quedar atrás, esperaba ver tristeza en la base Autobot pero encuentran alegría y festejos, además de la gran piñata.




Muchos Decepticons entran a la batalla, otros tantos Autobots responden al reto, hay de todos rangos, grandes líderes, temibles guerreros, doctores y egolotras, todos están dispuestos a quedarse con la piñata.




La batalla dura mucho tiempo, empiezan a llegar Decepticons de todos lados, de todos tiempos y hasta de otros universos, pero los Autobots no se quedan detras, otros líderes también se hacen presentes.




Las batallas ya no duran mucho, pero los guerreros van rolando su turno rápidamente y por momentos parece que ambos están interesados ya no en quedarse la piñata, sino en romperla, y ya no sólo robots entran en la pelea, también los rebeldes y el imperio están en la disputa.




Ya casi acaba Noche Buena, ya mañana es navidad, ¿cuál será el desenlace de esta épica batalla?

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!, espero que todos se la pasen con quién más quieren y tengan lo que más quieren.

Abrazos.

_______________________________________
CONTINUACIÓN Y EXPLICACIÓN

Duendes hay muchos y en todas partes, desde las más grandes editoriales, pasando por los más pequeños periódicos locales y sin dejar de lado los blogs.

El día después de Noche Buena, es decir, Navidad me dispuse a terminar la sesión fotográfica, mi querida novia me ayudó y sólo interrumpimos para asistir al religioso recalentado. Todo salía a pedir de boca... hasta que revisé las fotografías en la computadora. Mi falta de pericia con mi nueva cámara arrojó como resultado unas fotografías pequeñitas 'para enviar por e-mail'

No podía repetir la sesión, la piñatita estaba rota y las figuras (la mitad) estaban guardadas. Ni modo, será para el otro año. Incluso pensaba hacer una entrada extra para terminar la historia, pero viendo los resultados obtenidos prefiero actualizar esta entrada. Las fotografías ahí están, pero si dan click en la imagen poco detalle verán.
_______________________________________


Ha pasado todo un día, ya es la mañana de Navidad, así que los líderes (de todos tiempos, de cada universo) se reúnen para debatir, esta lucha no puede durar toda la vida, hay que pactar y organizar.




Se deciden al fin apostar, los Autobots compartirán la piñata si los Decepticons devuelven los dulces y prometen repartir el aguinaldo, es decir, el par de bolsitas que tanto trabajo les costó robar




Se organizan pues lo duelos, dos contrincantes por turno, uno bueno y uno malo, ambos tratando de destruir la piñata, todos gritan '¡dale, dale; no pierdas el tino, que la fuerza (o el all spark) te acompañe'!




Así nacen las posadas al estilo Cybertron, todos los Tranformers, y uno que otro colado de otra franquicia, son invitados, viene de muchos lugares, y aunque algunos sean principales no por eso están exentos de parecer animales...




Por fin la piñata cede, escombros de ella por todos lados quedan, pero eso es lo de menos, ¡hay que ver como se avientan los robots para conseguir un poco de dulces y energón!




Todos contentos están, por un rato olvidaron la batalla, y se entregan como niños a jugar, ¡es Navidad, qué mas da!


7 comentarios:

  1. Buenisimo Hector.
    Muy feliz Navidad Estimado
    Muchos Saludos

    ResponderEliminar
  2. Genial Suta, me ha encantado la historia!!!! Y las fotos al nivel de siempre, impecables, le estas sacando provecho pronto a la nueva camarita ;o)
    Feliz Navidad para ti y para toda tu familia!!!
    Irkush

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad y que te la pases muy bien, buen detale de la historia :-) Atte JoJoJo

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja! Me gustó la historia, sobre todo la parte de la piñata. Un abrazo estimado y espero los regalos hayan sido muchos y plásticos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. realmente estás dañado, tanto plástico te está transformando hahahahaha

    me encantó todo, historia y fotos, vientos

    ResponderEliminar
  6. Felicitades Suta, que la coleccion siga creciendo el año que viene!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...