19 de agosto de 2016

Autos a escala en el museo Franz Mayer

En el Museo Franz Mayer de la Ciudad de México, la siempre otrora Distrito Federal, se presenta la exposición "Autos a escala. Arte, diseño y pasión". Fui a verla hace un par de semanas, y tomé un montón de fotos para que pudieran ver algo de ella.


"Conmemorando 50 años de automodelismo, el Museo del Automóvil a Escala (MAE) ha decidido compartir su colección con todo el mundo a través de esta exposición que contará la historia del mundo del automovilismo y de la sociedad a través de sus mejores piezas en colección. En la que los visitantes encontrarán anécdotas amenas, cuentos divertidos, y datos curiosos mientras admiran lo que hay detrás del proceso de trabajo realizado en las obras de arte exhibidas."


-Oye, ¿pero este blog es de Transformers? Sí, pero también es espacio para los juguetes industriales (los juguetes artesanales van en mi otro blog). Además, los Transformers también están muy ligados a la historia de los autos a escala, desde la G1, que, sin la necesidad de permisos, reproducían autos reales para encarnar a los personajes, notables también son los líneas Alternator/Binaltech, que sin duda es la más cercana al arte de reproducir un vehículo real a escala.

 

Lamento defraudarlos, pero no, en la exposición no había ningún Transformers, aunque sí varios iconos de la cultura popular, es más, ni siquiera había un modelo que haya tenido algún Autobot o Decepticon, el más cercano era una variante del Porsche que usa Jazz en la G1.


Por cierto, hasta que vi este letrerito entendí el asunto de las escalas... si el señor Lord Duarth aún fuera lector del blog, seguro me dejaría un regaño en los comentarios.



AUTOS A ESCALA

La exposición no está dividida ni nada, pero yo, al subir las fotos, sin mucha intención, las ordené en tres ejes. El primero de ellos serían los autos a escala, producidos como un objeto terminado. Aquí entraría todos los carritos.


Yo sé muchos de los coleccionistas hard core de carritos quizá vean con la ceja levantada la exposición, restándole méritos, quizá dirán que las piezas son bastantes comunes... Sin embargo, dentro de la exposición, ¡no importa!, a continuación un cliché de revista barata o blog de becarios: ¡se sentirán como niños! Pero en serio, vi a la gente muy entusiasmada, hablando de sus carritos que tuvieron cuando niños, no faltan las expresiones como: mira, como el que tú tenías.


Hace muchos años, Picasa, el servicio de fotos que compró Google, permitía la creación de albumes para poder incrustarlos en alguna página... ya no, por eso me vi en la necesidad de subirlos a Facebook, ahí podrán ver el resto de las mil fotos que tomé.




DIORAMAS

La otra gran sección de la exposición son los dioramas, dónde se va más allá de presentar un auto a escala, además, los carritos aquí presentados son en su mayoría modelos para armar. Pequeñas reproducciones del mundo real, la cantidad de detalles es exhaustiva y abrumadora.




Mi opinión de la comunidad modelista es que son los espartanos del mundo friki, se forjaron a base de cortes en los dedos, inhalación de pegamento y mucha paciencia. Así que seguro harán mucha grilla de lo que verán, pero los sabios, seguro apreciarán la noble valor.


Las maquetas, es decir, los dioramas, son impresionantes, algunos son muy, muy detallados, otros hasta parecen contarnos una historia, en ellos el automóvil a escala parece un pretexto para hacer un mundo a escala.




AUTOS ANTIGUOS

El extra de la exposición es la pequeña exhibición de autos antiguos. Ubicada en el último piso del estacionamiento, descansan estas imponentes bestias del camino.


No son muchos, y sé que en las exposiciones al uso se han visto más y mejores modelos, pero con los que aquí están es suficiente para admirarlos debidamente.


Mis favoritos, sin duda, fueron los dos Mustang, es impresionante ver a esos enormers caballos tan tranquilos. Aunque también hay algunos autos miniatura reales... es decir, pequeños vehículos como una camionetita azul que me gustaría tener si viviera en un pueblito perdido de dios.






La exposición estará hasta el dos de octubre, el Museo Franz Mayer está en el Centro Histórico de la capital del país, muy cerca del Metro Hidalgo (sí, el mismo del Rock Show), su horario, en sábados y domingos, es de diez de la mañana a siete de la tarde, el boleto de entrada cuesta cuarenta y cinco mugres pesos. La exposición no es grande, en un par de horas se termina de ver con detalle, pero vale la pena la visita al resto del museo, sobre todo la parte de platería.


1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...